Electroestimulación

Es una técnica que emplea una corriente eléctrica para conseguir una contracción muscular similar a los impulsos que envía el sistema nervioso central para controlar las acciones de los músculos. En la práctica está compuesto por un chaleco con electrodos que cubre el cuerpo conectado a un dispositivo con distintos programas de entrenamiento con los que podemos activar las fibras musculares más profundas que son más difíciles de activar con ejercicio convencional.  De esta forma se provoca la activación de más de 300 músculos simultáneamente, lo que se traduce en una actividad de alta intensidad por lo que es un entrenamiento que debe realizarse bajo la supervisión de un profesional capaz de adaptar el entrenamiento al objetivo del cliente.

Se recomiendan entrenamientos de 25 minutos hasta dos veces por semana. Las sesiones con EMS mantienen el cuerpo activo hasta unas 72 horas después de la realización del ejercicio.

Lo ideal es utilizarlo como complemento de tu rutina semanal para conseguir tus objetivos en un tiempo record.